Costa Dorada

En el tramo sur de la costa catalana hallamos un litoral diverso y poco concurrido que resulta ideal para la travesía en kayac y la labor formativa que llevamos a cabo. Las últimas y solitarias calas de la Costa Dorada, encajadas entre rojizos acantilados y  generosos pinares, dejan paso a las espaciosas y tranquilas playas de las Tierras del Ebro. El mar es aquí afable, y la mirada oscila entre el solemne macizo de “Els Ports” -telón de fondo al oeste, tierra adentro- y el inspirador horizonte del Mediterráneo.

Más al sur, orientados por el faro, divisamos el peculiar paisaje horizontal del Delta del Ebro, donde incurriremos alentados siempre por las ganas de ir más allá y seguir explorando y descubriendo.