Val d’Aran

 

El Val d’Aran aúna en su territorio la esencia del Pirineo más auténtico. En sus múltiples rincones y enclaves hallamos una riqueza incomparable de paisajes y ecosistemas accesibles a lo largo todo el año. En verano el agua recorre numerosos torrentes, praderas y barrancos; sortea frondosos bosques, salva escarpados saltos y refleja cumbres desafiantes en los lagos gélidos que remiten a un viejo y glacial pasado. En los prolongados inviernos, la nieve y el hielo cubren generosamente su abrupto relieve y dotan al lugar de un carácter mágico y cautivador.

La fauna y flora propias de este húmedo y montañoso entorno destacan por su valor y diversidad. La ilusión de cruzarse, avistar o descubrir alguna de sus preciadas especies invita a despertar la atención y predisponerse para la exploración y curiosidad que tanto caracterizan los Cursos de “LIFE Leadership School”